• La acción busca disminuir enfermedades gastrointestinales de origen hídrico.

• Se han aplicado tres suspensiones temporales a purificadoras.  

• Las acciones son parte del programa de temporada de cuaresma 2023.

Durante la temporada cálida la demanda de garrafones de agua purificada y hielo ya sea empaquetado o a granel, tiende a incrementarse significativamente por lo que la Comisión Estatal de Protección Contra Riesgos Sanitarios (COEPRIS), intensifica el muestreo y vigilancia sanitaria de éstos productos durante la temporada de Cuaresma y y de calor a fin de evitar en la población, enfermedades gastrointestinales ocasionadas por consumir agua y hielo de mala calidad.

La vigilancia sanitaria de las plantas purificadoras y fábricas de hielo, así como el muestreo de sus productos, se realizan de manera permanente durante todo el año, sin embargo, durante la temporada de mayor demanda éstas acciones se intensifican por lo que la COEPRIS recomienda a la población, mantener sus garrafones limpios y tapados, además de consumir agua y hielo solo en purificadoras establecidas.

Durante el 2022, se realizaron 845 verificaciones sanitarias en purificadoras de agua y fábricas de hielo lo que derivó en la suspensión temporal de actividades de 18 establecimientos. En lo que va del presente año, se han realizado un total de 58 verificaciones sanitarias, así como la suspensión temporal de 3 establecimientos; Aunado a lo anterior durante el 2023 se ha capacitado en la Normatividad Sanitaria a mil 467 manejadores y expendedores de agua purificada y hielo.  

A la población, se le pide que al momento de comprar su garrafón de agua purificada, observe que el mismo se encuentre herméticamente sellado, que no se presenten partículas o suciedad en el interior del mismo, que el agua no esté turbia, por lo que respecta al hielo, éste debe estar limpio sin suciedad además si es granel, deberá mantenerse tapado a fin de evitar su contaminación.

Durante las visitas a Plantas Purificadoras y Fábricas de Hielo se revisa que la cabina de llenado esté aislada, que se realicen procesos de ósmosis inversa y luz ultravioleta, que el establecimiento desarrolle periódicamente análisis microbiológicos y de flúor a su producto, que el agua que se utiliza durante el proceso esté clorada y que los garrafones sean lavados en su interior con un sanitizante especial.

De igual forma se supervisa que en el establecimiento se realicen fumigaciones y que en el área de proceso se cuente con un lavabo para el lavado de manos; por lo que respecta al personal éste debe utilizar cubrepelo, cubreboca, bata o mandil, uñas cortas sin esmalte o alhajas, así como limpieza.

La COEPRIS recomienda a la población adquiera sus garrafones de agua purificada en establecimientos fijos que cuenten con su Aviso de Funcionamiento y evite adquirirlos de manera ambulante, además de mantener los garrafones limpios, tapados y en lugares cerrados para evitar que el agua purificada se contamine.