• Se busca la unificación del servicio médico por el alto costo que implica la duplicidad del servicio

San Luis Potosí es el único Estado del país que paga doble servicio médico a las y los burócratas, sin que sean bien aprovechados, ya que la gran mayoría solo utiliza el servicio privado, con una erogación anual de 600 millones de pesos por ambas atenciones médicas, por lo que la unificación de la prestación mejorará la atención en salud pública a todas y todos, expresó el oficial mayor del Poder Ejecutivo, Noé Lara Enríquez.

Manifestó que esta duplicidad, es una irregularidad que fue detectada por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), debido a que la “herencia maldita” cometió la irresponsabilidad de usar dinero de las y los potosinos en costear ambos servicios a las y los burócratas.

No obstante, afirmó que el Gobierno del cambio garantiza la seguridad social para las y los trabajadores de la administración estatal, luego de que el Tribunal Colegiado en materia de trabajo emitió la suspensión provisional al cese del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), “estamos cumpliendo con lo que emitió provisionalmente el tribunal; sin embargo, desde hace tiempo, es del conocimiento de las y los líderes del sindicato mayoritario, que se busca la unificación del servicio médico por el alto costo que implica la duplicidad del servicio”, manifestó Lara Enríquez.

Por lo tanto, el regreso provisional de los servicios del IMSS genera nuevamente un costo a la administración estatal, por lo que se suspende la prestación médica privada, “con excepción de los casos urgentes”, dio a conocer el funcionario.

Reiteró que la salud de la base trabajadora “no se está dejando a la deriva” como han tratado de mal informar, ya que se acordó con la delegada del IMSS, María Guadalupe del Rosario Garrido Rojano, brindar la atención médica a las y los servidores públicos que acrediten ser trabajadores del Estado en cualquiera de sus clínicas, mientras que se realiza el trámite de reincorporación de los cerca de cuatro mil afiliados, “tengan la seguridad de que en algún momento que requieran asistencia del seguro pueden acudir a la clínica que corresponda”.

Finalmente, el oficial mayor explicó que la demanda de garantía a la que acudió la parte demandante, no es el resolutivo final, ya que como en todo proceso, ambas partes tienen que esperar a que la autoridad competente resuelva si se concede o no el amparo interpuesto por las y los quejosos.