El CEREDI ha proporcionado 2 mil 510 consultas de terapia de lenguaje, evitando complicaciones futuras de aprendizaje, comprensión y desajuste social en menores de 5 años.

• Cada 27 de febrero, en México se conmemora el día de las y los Terapeutas del Lenguaje.

El terapeuta de lenguaje estudia las alteraciones del habla y los trastornos de la audición; en los Servicios de Salud de San Luis Potosí, en relación con la terapia de lenguaje, es proporcionada por el profesional sanitario de rehabilitación, encargado de proporcionar valoración y tratamiento a los pacientes que muestren algún retraso en el neurodesarrollo, específicamente en lo relacionado con el lenguaje.

En los centros de Salud mediante la Evaluación de Desarrollo Infantil (EDI), la cual es una herramienta de tamizaje diseñada y validada en México para la detección temprana de problemas del neurodesarrollo en menores de 5 años, derivándose al Centro Regional de Desarrollo Infantil y Estimulación Temprana (CEREDI), donde se confirma el rezago con la implementación de la prueba diagnóstica Battelle, la cual evalúa las habilidades fundamentales del niño en las áreas del desarrollo personal, social, adaptativa, motora, de comunicación y cognitiva, ofertando un diagnóstico de las posibles deficiencias o retrasos.

En San Luis Potosí se cuenta con un Centro Regional de Desarrollo Infantil y Estimulación Temprana en donde se implementa un enfoque integral según la necesidades del paciente y siguiendo un plan específico de acción acorde al resultado de las pruebas diagnósticas. Actualmente, el CEREDI ha proporcionado 2 mil 510 consultas de terapia de lenguaje permitiéndoles a los pacientes recuperarse del rezago, evitando complicaciones futuras de aprendizaje, comprensión y desajuste social.

Es Importante que madres, padres o cuidadores estén atentos en los cambios o evoluciones del crecimiento de los menores de edad, sí su hija o hijo de uno a tres años de edad no atiende su voz, no comprende la orden que le da o presenta un retroceso en el lenguaje, acuda con su terapeuta del lenguaje o pediatra para que le pueda orientar.

Sin embargo si su menor de edad tiene de 3 a 6 años, el primer punto es reconocer que no habla y que solo se comunica con señas y con vocales, ejemplo: ah, m, ma y ta; el segundo punto es identificar que si su hijo habla, pero nadie más le entiende, esto es mami y papi traducen lo que quiere decir, pero nadie más lo entiende. Y como tercer punto, la ausencia del contacto visual. Si su hija o hijo no tiene un vocabulario mayor de 50 palabras, o si las puede pronunciar pero no hace oraciones entonces es señal de que lo lleven a valorar.