• Un total de 81 visitas sanitarias a controladores de plagas en 2022.

•         Todo prestador de servicios de control de plagas debe contar con Licencia Sanitaria.

A fin de evitar intoxicaciones por plaguicidas en la población por una mala aplicación de éstos productos, la Comisión Estatal de Protección Contra Riesgos Sanitarios (COEPRIS), realiza de manera permanente durante el año, acciones de vigilancia y control sanitario a aquellos establecimientos que ofrecen el servicio de control de plagas urbanas.

Durante el 2022 la COEPRIS realizó un total de 81 visitas de control sanitario a controladores de plagas urbanas; en lo que va del presente año, se han realizado un total de seis revisiones de los cuales en dos establecimientos se aseguraron plaguicidas caducos.

En los establecimientos dedicados a brindar servicio de exterminio de plagas urbanas, se supervisa que cuenten con una Licencia Sanitaria, que el personal esté ampliamente capacitado en la aplicación de plaguicidas, que los productos a utilizar tengan registro sanitario, no estén caducos y que se apliquen de acuerdo al uso (doméstico, urbano o de jardinería), que se le proporcione al usuario una constancia o certificado del servicio, donde se especifique indicaciones y medidas de seguridad antes, durante y después de la fumigación y que ésta constancia, esté firmada por el técnico aplicador y responsable sanitario del establecimiento.

Aunado a lo anterior, se supervisa que el establecimiento cuente con la infraestructura adecuada con áreas para el almacenamiento adecuado de los productos, que los procedimientos sean los correctos, que el personal esté ampliamente capacitado en la aplicación, manejo y almacenamiento de los productos y que se cuente con un responsable técnico.

La COEPRIS recomienda a la población que tenga planeado contratar algún servicio de fumigación para su hogar o empresa, verifique que el establecimiento cuente con Licencia Sanitaria, solicitar por escrito las medidas de seguridad a seguir antes, durante y después de la aplicación del producto, exigir la constancia y el certificado del servicio el cual entre otros datos debe contener el plaguicida utilizado, la dosificación y las áreas tratadas y finalmente solicitar el número de licencia sanitaria de la empresa controladora de plagas, así como el nombre y firma del responsable sanitario. 

Si se va a adquirir algún insecticida, raticida o algún nutriente vegetal en algún establecimiento o tienda departamental, se recomienda observar que el producto cuente con registro sanitario, que no esté caduco, que se encuentre en su envase original y con etiqueta de instrucciones en español, además de evitar la compra de cualquier producto que se expenda a granel.

Por último, la COEPRIS pone a disposición de la población, el listado de controladores de plagas urbanas que dan cumplimiento a la normatividad sanitaria y que por lo tanto, cuentan con una Licencia Sanitaria; consulta en http://coepris.slpsalud.gob.mx/index.php/proyectos/licencias recuerda que una buena selección evita riesgos a la salud.