• Llama Salud a prevenir enfermedades causadas por altas temperaturas, deshidratación, diarreas, quemaduras, convulsiones o incluso la muerte.

•         Evitar la exposición al sol durante las horas de mayor radiación; si se siente agotada  o agotado por el calor, busque un lugar fresco y beba agua natural.

Este 2023,  la primavera inicia este 20 de marzo a las 14:25 horas, la temporada de calor abarcará desde hoy y hasta el 07 de octubre (incluye el verano), por lo que se invita a la ciudadanía a tomar medidas preventivas para evitar daños a la Salud, dentro de los principales efectos asociados a la exposición a temperatura ambiental alta son la deshidratación, golpe de calor y lesiones dérmicas (quemaduras). De igual forma se observa incremento en las enfermedades diarreicas agudas.

El Dr. José Luis Capistrán Colunga, Responsable Estatal del Programa de Temperaturas Naturales Extremas de los Servicios de Salud, indica en especial a las personas que trabajan a la intemperie o expuestos por tiempos prolongados a los rayos solares, realizar las siguientes medidas: utilizar ropa de algodón preferentemente y evitar prendas de material sintético, protegerse con gorra, visera o sombrero;  se aconseja también fraccionar la jornada de trabajo por lo menos en dos ocasiones de 15 a 20 minutos permaneciendo en un lugar bajo la sombra y beber abundantes líquidos durante la jornada (mínimo 2 litros de agua).

Por otra parte, es importante hablar de los tipos de lesiones por efecto de la temporada de calor,  por lo que el especialista detalló que la deshidratación se puede presentar en toda persona por exposición al calor irradiado por el sol y la incapacidad del organismo para eliminar el calor excedente, ocasionando un aumento de la temperatura corporal e insuficiencia de múltiples órganos, pudiendo presentar uno o más de los siguientes signos y síntomas: Confusión o pérdida del estado de alerta, sensación de desgano, dolor de cabeza, náusea, frecuencia cardiaca incrementada, mucosas secas, saliva filante y llanto sin lágrimas, temperatura corporal de 40 a 41ºC; piel caliente, seca y enrojecida. 

Por otra parte, el   golpe de calor, ocurre cuando por  exposición al calor el organismo es incapaz de disipar el calor y regular la temperatura corporal, con presencia de uno o más de los siguientes signos y síntomas: Temperatura corporal de mayor de 40 grados centígrados, dolor de cabeza, sed, cansancio, piel seca y roja, somnolencia, pérdida de la conciencia, incluso coma, calambres o debilidad muscular, náuseas y/o vómito y convulsiones

Es importante  que ante los síntomas antes mencionados no se automedique, las recomendaciones son,  poner a la persona a la sombra, aflojarle la ropa y aplicarle paños fríos sobre la cabeza, poner los pies en agua fría y si tiene sed darle Suero Vida Oral, o en un vaso con agua natural  mezclar una cucharadita de sal y dárselo a beber poco a poco y mantenerlo acostado para que repose. En temporada de intenso calor, es vital vigilar que niñas y niños no se expongan innecesariamente al sol y evitar que jueguen en sitios descubiertos, si las y los menores  se sienten agotados por el calor, inmediatamente ponerles en un lugar fresco, en caso de no recuperarse, debe ser llevado a la unidad de salud más cercana.

Finalmente, Capistrán Colunga mencionó que otro punto a tratar en esta temporada son los daños al exponerse mucho al sol, las quemaduras como edema de la piel, eritema, dolor local, aumento de la temperatura corporal, vesículas, ampollas. Lo recomendable es implementar medidas como evitar en lo posible la exposición al sol durante las horas de mayor radiación; vestir ropa ligera, de colores claros, utilizar sombrero o sombrilla para protegerse del sol y en casa, cubrir ventanas que reciben la luz del sol colocando persianas, cortinas o periódicos, con lo que se disminuye hasta 80% el calor en el interior de la casa.