• Se ha destruido un total de 3.05 kg de producto del mar por inadecuada conservación.

•         Un total de 16 establecimientos se suspendieron temporalmente. 

Como resultado de las acciones de vigilancia sanitaria y muestreo de alimentos del “Programa Cuaresma 2023” que desarrolla la Comisión Estatal de Protección Contra Riesgos Sanitarios (COEPRIS), se han destruido un total de 3.05 kilos de producto del mar por una inadecuada conservación y falta de etiquetado así mismo, se han suspendido de manera temporal 16 establecimientos entre purificadoras de agua y aquellos que expenden productos del mar.

Las acciones del Programa de Cuaresma 2023 se desarrollan desde el 20 de febrero y concluirán el 16 de abril, durante éste período se intensifican en los 58 municipios del estado las acciones de visitas de control sanitario, muestreos de producto y asesorías a pescaderías, restaurantes de pescados y mariscos, ostionerías así como a plantas purificadoras de agua y hielo incluyendo las de tipo exprés todo ello, con el objetivo central de evitar en la población enfermedades intestinales o intoxicaciones por el consumo de pescados y mariscos en mal estado o bien, contaminados.

Cabe destacar que las acciones de vigilancia y control sanitario de pescados y mariscos se realizan durante todo el año, intensificando las mismas durante la temporada de cuaresma por la alta demanda en su consumo. Desde el 20 de febrero a la fecha, COEPRIS ha realizado un total de 526 visitas de control sanitario a expendedores de productos del mar ya sea crudos o preparados, así como a purificadoras de agua y fábricas de hielo así mismo, se han aplicado 254 muestreos de productos lo que derivó en la suspensión temporal de 16 establecimientos, así como la destrucción de 3.05 kilogramos de producto del mar.

La Comisión Estatal de Protección Contra Riesgos Sanitarios recomienda a la población observar al momento de la compra de pescados o mariscos que éstos se encuentren en refrigeración o congelados, que la cama de hielo en la que se encuentran se perciba limpia, sin tierra, rastros de sangre o vísceras que puedan contaminar el producto, además que el personal que despacha presente una apariencia limpia.

Es importante que los productos del mar estén frescos para evitar alguna enfermedad gastrointestinal por lo que solo se debe adquirir aquel pescado que presenta los ojos húmedos, brillantes y cristalinos, que su piel está firme, con brillo y las escamas bien adheridas y su olor sea a mar por lo que respecta a ostiones, almejas o mejillones hay que adquirir aquellos que tengan la concha firmemente cerrada.  Si se va a acudir a algún restaurante de pescados o mariscos, es necesario observar que éste cuente con Aviso de Funcionamiento, que la limpieza sea visible, que el personal que elabora los productos tenga una presentación pulcra y que los productos se encuentren en buenas condiciones.

Uno de los ejes fundamentales es trabajar de manera estrecha con los expendedores por ello se ha asesorado a 4 mil 418 manejadores de alimentos, principalmente en aquellos sitios turísticos y en la capital del estado, de igual forma se han impartido 29 cursos con 489 expendedores de productos del mar revisando temas como: Conservación y Almacenamiento de Productos del mar, Agua y Hielo Seguros, Lavado de Manos, Inocuidad de los productos, Etiquetado y Temperaturas Adecuadas para garantizar un producto seguro.