• Las niñas y niños siempre deben estar supervisados por un adulto, tanto en parajes, balnearios o en casa.

• Importante hacer buen uso del 9-1-1 en caso de presentarse alguna emergencia.

En este periodo vacacional los Servicios de Salud en coordinación con otras dependencias de atención de emergencias, estarán alerta ante cualquier emergencia y se brindará información acerca de cómo prevenir los accidentes en el hogar y centro recreativos en el estado, informó el Técnico en Urgencias Médicas Juan Daniel Rubio Hernández, Coordinador Estatal del Centro Regulador de Urgencias Médicas (CRUM), de los Servicios de Salud de San Luis Potosí.

En el hogar, recomendó asegurarse y estar atentos de las actividades que realizan las niñas y los niños dentro y fuera de la casa siempre supervisados por un adulto, no dejar al alcance de ellos: sustancias químicas, objetos punzo cortantes, medicinas, armas, cerrillos; es trascendental mantenerlos alejados de la cocina ya que estadísticamente es donde suceden los accidentes por el tipo de utensilios que ahí se encuentran y todo aquello que pueda ocasionar algún accidente.

En caso de alguna emergencia, específicamente en las quemaduras, no se deberá de colocar o untar sustancias que no sean productos médicos, tales como: pasta de dientes, mostaza u otras de uso común., Solo se debe dejar correr agua fría sobre la zona de la quemadura y solicitar atención médica, indicó el paramédico.

Por otra parte, no se debe permitir que los menores se encuentren en azoteas o lugares desprovistos de barandal de seguridad, tapar cisternas o aljibes para evitar ahogamientos, si se encuentran en zonas al aire libre no permitir el ingreso a ríos, lagunas o presas.

En los lugares de recreación, se deben seguir las indicaciones del personal de seguridad, ubicar los servicios médicos, utilizar los aditamentos de seguridad necesarios, vigilar a los niños y adolescentes, no realizar acciones temerarias, es importante evitar que los menores se acerquen a zonas de riesgo (orillas de ríos o albercas, espacios hondos o parrillas), así como proveerles de ropa de colores vivos para en caso de extravío poder localizarlos más fácilmente.

Finalmente Rubio Hernández, invitó a hacer un buen uso del 9-1-1 en caso de presentarse alguna emergencia, con el fin de evitar las llamadas de broma, ya que esto implica la movilización de recursos y la falta o retraso de atención a personas que realmente lo necesitan.