• El Gobernador destacó que con la compra de buenos vehículos aéreos habrá un ahorro en mantenimiento y mejor funcionamiento para atender contingencias y emergencias en las cuatro regiones

El Gobierno del cambio lleva a cabo un proceso de valoración sobre la adquisición de nuevas aeronaves, para evitar el pago de mantenimiento, debido a los altos costos de las que actualmente forman parte del equipo, ya que por la herencia maldita pagó 480 millones de pesos en este rubro y la flotilla seguido está descompuesta y sin poder utilizarse, reveló el Gobernador de San Luis Potosí, Ricardo Gallardo Cardona, al precisar que se busca dejar de usar los vehículos aéreos con vida útil por 30 o 40 años.

Añadió que el actual Gobierno busca evitar seguir, “metiendo dinero a aeronaves viejas porque es seguir tirando el dinero, con los 480 millones que metió el Gobierno pasado, hubiéramos comprado mejor, aeronaves nuevas”, dijo y comentó que se analiza si se rematan o se sacan ha mercado para que sean adquiridas por alguna persona interesada.

El Gobernador puntualizó que la flotilla estatal consta de una avioneta Cessna modelo 1978, a la que se le ha invertido actualmente 18 millones de pesos por mantenimiento, por cuestiones del seguro, aunque solo se utilizó tres veces; el helicóptero blanco BELL 412, es modelo 1974 y fue re ensamblado en 1989, por lo que el cascarón tiene ya casi 50 años; y los dos Eurocopter, de color azul, que no son buenos, debido a que siempre están en reparación o mantenimiento.

Ricardo Gallardo también comentó, que, de estos equipos, ninguno puede volar de noche, cuando deberían poder realizar vuelos nocturnos para ayudar en trabajos de rescate, traslado de enfermos, o de apoyo en operativos de la policía, “es malo lo que hoy tiene el Gobierno, a las 6:00 de la tarde, el aeropuerto no deja salir a las aeronaves del Gobierno de Estado, porque no pueden volar de noche, imagínense qué tonterías”.

El Gobernador hizo hincapié en que el Gobierno del cambio está valorando las opciones debido a que, “ya no queremos seguir pagando esas millonadas de mantenimiento con aeronaves viejitas” y puso como ejemplo el mantenimiento de la Cessna, que ascendió a 18 millones para utilizarla tres veces, cuando esas ocasiones se pudo rentar un avión, con un gran ahorro.