· Durante el año 2022, en los Servicios de Salud de San Luis Potosí, se hospitalizaron 20 pacientes con diagnóstico de meningitis

·         Los síntomas de la meningitis incluyen fiebre, dolor de cabeza intenso, rigidez en el cuello y sensibilidad a la luz

Durante el año 2022, en los Servicios de Salud de San Luis Potosí, se hospitalizaron 20 pacientes con  diagnóstico de meningitis, de los cuales 11 fueron del sexo masculino y 9 del sexo femenino, informó el Dr. Juan Carlos Negrete Ayala, Director de Atención Médica de los Servicios de Salud de Gobierno del Estado.

La meningitis es una inflamación de las meninges, que son las membranas que rodean el cerebro y la médula espinal, puede ser causada por bacterias, virus, hongos o parásitos. La forma más común es la meningitis bacteriana, que puede ser muy grave y potencialmente mortal si no se trata rápidamente. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que cada año hay aproximadamente 2.8 millones de casos de meningitis en todo el mundo, y que la enfermedad causa alrededor de 300 mil muertes.

Negrete Ayala, aclaró que el problema real de la aparición de la meningitis, es que muchas personas no saben detectar a tiempo los síntomas que la producen y cuando ya la enfermedad está presente, a veces es demasiado tarde para el paciente. Los síntomas de la meningitis incluyen fiebre, dolor de cabeza intenso, rigidez en el cuello y sensibilidad a la luz. La meningitis bacteriana es particularmente peligrosa y puede causar daño cerebral, pérdida de audición, discapacidad y en casos extremos, la muerte.

En general, las personas que tienen un mayor riesgo de contraer meningitis son aquellas que tienen un sistema inmunológico debilitado, como los bebés, los niños pequeños, los adolescentes, los adultos mayores y las personas con ciertas enfermedades crónicas.

Finalmente, el Dr. Juan Carlos Negrete Ayala, Director de Atención Médica mencionó que existen varias formas de prevenir la meningitis, incluyendo la vacunación contra las principales causas de la enfermedad, también es importante practicar una buena higiene personal, como lavarse las manos regularmente y cubrirse la boca y la nariz al toser o estornudar, para prevenir la propagación de la enfermedad.