Los síntomas generalmente comienzan después de: un traumatismo físico, cirugía, infección o por un estrés psicológico significativo

En los Servicios de Salud de San Luis Potosí durante los años 2022 y 2023, no se han tenido pacientes con este padecimiento

El 12 de mayo fue designado Día Internacional de la Fibromialgia y el síndrome de Fatiga Crónica en homenaje a la fecha de nacimiento de Florence Nightingale, fundadora de la enfermería moderna. La Fibromialgia es un síndrome clínico de origen desconocido su principal síntoma es el dolor músculo esquelético de forma crónica y generalizada, durante al menos tres meses consecutivos.

En los Servicios de Salud de San Luis Potosí durante los años 2022 y 2023, no se han tenido pacientes con este padecimiento, informó la Dra. Laura Olivia Flores Rangel, Subdirectora de Hospitales de los Servicios de Salud de San Luis Potosí, además explicó que el dolor que se presenta en la fibromialgia es generalizado en músculos y otros tejidos blandos, como los tendones y ligamentos; suele estar acompañado de falta de sueño, dolor de cabeza, pérdida de memoria y por una alta sensibilidad al tacto de diversas partes del cuerpo.

Los síntomas generalmente comienzan después de un evento, como un traumatismo físico, cirugía, infección o por un estrés psicológico significativo. En otros casos, los signos se acumulan progresivamente con el tiempo, sin que exista un evento desencadenante. Por lo que este padecimiento crónico no es degenerativo, evoluciona en brotes, por lo que en su transcurso se pasa por etapas mejores y peores. A nivel Mundial, aproximadamente del 2 al 4 por ciento de la población es afectada por esta enfermedad, de la cual, alrededor de un 85 por ciento son mujeres entre 25 y 50 años de edad.

La Dra. Flores Rangel, aclaró que no existe una prueba de laboratorio específica para poder realizar el diagnóstico, por lo tanto, se debe sospechar de la enfermedad en cualquier persona con más de tres meses con dolor generalizado y que no exista evidencia de otra condición para explicar ese dolor. Si bien no existe una cura para la fibromialgia, hay medicamentos que pueden ayudar a controlar los síntomas, por lo cual es importante acudir a una valoración médica, concluyó.